(Impresiones sobre El hombre invisible, de Ralph Ellison)

“Soy un hombre invisible. No, no soy un trasgo de esos que atormentaban a Edgar Allan Poe ni uno de los ectoplasmas de vuestras películas de Hollywood. Soy un hombre real, de carne y hueso, con músculos y humores, e incluso podría afirmarse que tengo una mente. Soy invisible simplemente porque la gente se niega a verme.”

Este es un libro que siento encarnado. Cada capítulo lleva al lector por túneles de escenarios donde se siente la sal del sudor y la lágrima, el rojo sangre, la carne negra y la transparente piel de inocencia de un protagonista joven del sur descendiente de esclavos, que a principios del siglo XX quiere abrirse paso por el mundo; el de los blancos. 

Entrar a El hombre invisible de Ellison es como acompañar a un hombre a despellejarse, verlo quedarse en carne viva, sentir el trémulo miedo del superviviente negro al que quitaron la dignidad humana, y el violento sacudir de la rabia del hombre que nace en otra carne al saberlo. El protagonista va creciendo encontrando las cuchilladas del mundo injusto, racista, desigual, ciego. Crece pero no logra ser tan grande como para desaparecer la mancha oscura de los ojos de la sociedad. El hombre invisible es una parábola de un hombre, al que como a muchos de sus hermanos le ahogan en el pantano de la injusticia, lo sumen en la amargura, pero quien al final respira, abre los ojos en la oscuridad y la luz al mismo tiempo, se descarna el miedo y la vergüenza, convirtiéndose en humano. 

“Soy un hombre sin esperanzas, pero nuestra vida perdería su significado si no la viviéramos con tanto amor como odio. Por esto acuso y defiendo, amo y odio”

Una parábola que parece preguntarle a Estados Unidos cuál será la historia que podrá hacer en el futuro. Recordar que fue escrito en 1953 nos confirma la ceguera que sigue derramada sobre la historia.  

Emma Sánchez /@emmaentinta

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s